Mezquita musulmana

UNA GRAN ALTERNATIVA TURÍSTICA CERCA DEL CENTRO DE LA CIUDAD

La comunidad islámica de Foz de Iguazú se empeñó en la construcción de la Mezquita, cuya piedra fundamental fue levantada en 1981, después de dos años, el 23 de marzo de 1983, fue oficialmente inaugurada, llevando el nombre de uno de los más íntegros y piadosos hombres de la historia musulmana, Omar Ibn Al-Khatab. El área de la construcción es de 600 metros cuadrados y posee una sala ovalada de aproximadamente 400 metros cuadrados. La Mezquita de Foz de Iguazú es un templo suntuoso, con un interior de increíble belleza. Es ornamentada con arabescos, figuras geométricas en diseños perfectos y unificados. El arte es abstracta y la arquitectura, de carácter religioso en su mayor parte.

Una de las paradas más interesantes y sorprendentes de la visita a Foz de Iguazú la constituye la Mezquita Musulmana. Primero por lo inusitado (ya que nadie espera encontrar una mezquita incluida en un tour por la ciudad). Esta ciudad incluye la segunda mayor comunidad libanesa de Brasil, mostrando la importancia de la presencia musulmana en la región.

La impresionante belleza de esta construcción deslumbra por su tamaño y por el cuidado esmerado que recibe, además de la delicadeza y perfección de su interior. Dicho interior demuestra el cuidado y respeto que esta religión imprime en sus templos. Los visitantes pueden conocer el interior del salón oval, para ello deben dejar los zapatos en la puerta. Las mujeres deben cubrir su cabello con un velo que es ofrecido con delicadeza por los funcionarios del local. En caso de que estén utilizando bermudas, se les ofrece una falda para cubrir sus piernas.

La Mezquita constituye una señal de respeto por la religión, una vez que el templo es un local sagrado destinado a la oración y la conexión con Dios, y todo el cuidado que es tomado para conservar la pureza de un momento tan importante como ese.

Tanta atención se hace notoria y cautivante para los visitantes. Y no sólo porque el salón es amplio, extremadamente bien cuidado, confortable. Ni por el silencio introspectivo. Sino principalmente, por la delicadeza amorosa de un pueblo que se dedica a su fe y por el cuidado y el cariño profesados a la religión, hasta en los mínimos detalles, desde el bellísimo lustre del salón, hasta los bordados delicados de los velos que envuelven los cabellos de las visitantes.

Todo allí es una invitación para la oración, que infelizmente, el tiempo de la excursión no permite. Lo que no impide a los turistas de ser tocados, aunque sea por un breve instante, por aquella brisa de espiritualidad que demuestra que es posible la convivencia pacífica y bella de diferentes pueblos en un mismo lugar.


Días y horarios

Lunes a viernes de 09:00 a 11:30 y 14:00 a 17:30.
Sábado de 09:00 a 11:30.
Horario brasileño.

Duración

De 1 a 2 horas aproximadamente.

Dirección

R. Nelsom Rodrigues, 165-447 – Região Central, Foz do Iguaçu